Inicio / Historia / Opinión / ¿Y si gana Trump?

¿Y si gana Trump?

¿Qué pasaría si el candidato republicano ganase las elecciones y fuese el 45º presidente de los Estados Unidos de América? Una ucronía histórico-política en la que barajamos diversas hipótesis.

1.- Política exterior y comercio munidal

Durante parte de la campaña hemos podido apreciar que Trump y se han dicho palabras muy agradables en lo que ha parecido un “acercamiento” entre países, ya que y no mantenían relaciones tan cordiales. Es posible que el hecho de tener tantas cosas en común (ambos son hombres de negocios, ambos quieren acabar con el terrorismo a toda costa, ambos tienen a la UE como socio más importante, etc…) les lleve a un acercamiento y a cooperar en varios sitios juntos; por ejemplo, en .

Es posible que en este apartado haya que meter a un tercer socio: China. Tanto Rusia como tienen en mente expandir su comercio por el mercado asiático, y quizás un acercamiento entre ellos les pueda llevar a cooperar juntos en esta jugada geoeconómica. Además, no hay que olvidar que China es una potencia que les puede hacer sombra y es muy probable que prefieran estar unidos contra el gigante asiático.

Una de las propuestas que pretende Trump es imponer un arancel de casi un 50% a los productos chinos, con tal de evitar su gran crecimiento. Rusia podría apoyar dicha medida para evitar que los chinos “le comiesen terreno” en el ámbito del comercio.

Otro objetivo es evitar el auge de Alemania y Japón, los cuales están cada vez mejor en términos económicos y abordando un mercado que puede chocar con los intereses de Rusia y EEUU.

2.- Siria, Irak, y países con implantación del EI

Una de las cosas que más ha repetido Trump en su campaña es la de acabar con el terrorismo, un objetivo que comparte con Putin. Ambos pretenden acabar con el creciente de nuestros días.

En la guerra de Siria, tanto Trump como Putin han apoyado públicamente a Al-Asad en su lucha contra el terrorismo, y no sería muy descabellado que Rusia y EEUU acordasen desplegar una intervención militar en el actual país en guerra, la cual podría extenderse a Irak, el país vecino que tiene grandes asentamientos del Estado Islámico. Trump ha prometido acabar con el Estado Islámico a toda costa.

Es peligroso que Trump se erija como un salvador del mundo occidental contra el yihadismo. El candidato republicano ha prometido acabar con el yihadismo a nivel mundial con el apoyo de sus socios o él sólo. Esto podría llevarle a intervenir en Afganistán contra los talibanes o en el Norte de África, donde aún quedan restos del EI como en Libia.

3.- Inmigración

Trump ha propuesto crear un muro de 3.200 KM entre EEUU y México, para evitar los flujos de inmigrantes de Centroamérica que entran en Estados Unidos. Uno de sus objetivos es acabar con la inmigración ilegal a toda costa y pretende expulsar del país a todo aquel ilegal o que no tenga documentos en regla, es decir, un total de 11 millones de personas.

Este punto sería muy delicado, ya que Trump ha manifestado muchas veces su odio hacia la población latina por medio de comentarios xenófobos, y éstos podría sufrir unas duras consecuencias.

Además, el candidato republicano prometió expulsar a todos los musulmanes del país y aún mira con recelo a los árabes no musulmanes, de los cuales no se fía. No sería raro ver deportaciones en masa y sobre todo no se aceptarían refugiados en EEUU bajo ningún concepto.

4.- y

Con Obama se ha podido ver un acercamiento de EEUU a la Unión Europea, con la cual ha cooperado en muchos ámbitos, tanto el económico como el político y el militar, llevando a cabo acciones conjuntas. Con Trump, esta cooperación llegaría a su fin. Trump no haría un boicot a Europa, pero es cierto que pasaría de ella en el plano de la política internacional, ya que el magnate estadounidense prefiere codearse con lo que él considera superpotencias de otros magnates como Rusia.

En Europa no quieren ver a Trump ni en pintura, ni siquiera los británicos, cuya cultura es más próxima a la de los estadounidenses. Hay que recordar que el Parlamento británico vetó la entrada de Trump en Reino Unido el pasado mes de enero, al cual declaró también como persona non grata.

Aunque Trump podría entablar buenas relaciones con algunos países del Este, con los cuales compartiría política migratoria, por ejemplo, con la Hungría de Obrán, el cual está haciendo en su país lo que Trump propone en el suyo con los refugiados. Esto es debido a su empeño de recuperar la grandeza de EEUU ya que el país americano tiene que ser la Nación de Naciones si Trump es su líder, esto es, tener la hegemonía de las superpotencias.

En América Latina, lo más probable es que hubiese enfrentamientos y cese de las relaciones con muchos países, sobre todo los que tienen gobiernos de izquierdas. Trump pretendería extender sus negocios a toda costa en territorio del Sur de América, algo que muchos no consentirían.

5.- Cuba y Guantánamo

Las negociaciones con Cuba y el acercamiento que ha mostrado Obama llegarían a su fin con Donald Trump, ya que el republicano siempre ha criticado a la isla desde que está en la política. De hecho, hay unas declaraciones suyas en 1999 donde afirma que no hay que tener relaciones con Cuba.

Trump sería un polvorín para la isla del Caribe. El candidato republicano ha criticado a Obama durante su visita y ha tildado de asesino a Fidel Castro. Uno de los candidatos republicanos, Ted Cruz, que disputó a Trump la candidatura republicana para ser nominado a la lucha presidencial, también ha estado en la misma línea que éste en cuanto a las críticas a Obama y Cuba.

Otra de las cosas que afecta a la isla es la prisión de Guantánamo, la cual no se cerraría bajo ningún concepto si Trump ganase las elecciones. El candidato republicano ha afirmado que, bajo su mandato, la prisión seguiría funcionando y que la llenaría de “tipos malos” como los yihadistas, tan sólo para conseguir el objetivo de salvar a EEUU. Incluso el republicano pretende instaurar nuevos métodos de tortura.

Además, el bloqueo a Cuba continuaría, e incluso podría haber nuevas sanciones a la isla en caso de que los Castro no hiciesen lo que Trump quisiera, por ejemplo, romper el acuerdo con o aceptar Guantánamo.

6.- Irán e

EEUU tendría otro nuevo enemigo con Donald Trump. Al contrario que Obama, que intentó apaciguar los ánimos con otros Estados con los que históricamente EEUU no ha tenido buenas relaciones. Trump desataría un polvorín contra ellos. Tal es el caso de Irán. El candidato ha prometido que bajo la “Administración Trump” no se consentirá bajo ningún concepto que un país con Irán tenga armas nucleares, por lo que el país islámico se enfrentaría como poco a sanciones económicas severas.

Trump ha criticado a Obama por templar los ánimos con Irán, le ha acusado de cobarde y de dejar tirados a Israel, país al que califica como “la única democracia de Oriente Medio”.

Uno de los objetivos de Trump es desarticular a Irán, reducir su poder militar y nuclear y establecer unas relaciones aún más potentes con Israel, al cual daría un poder más amplio en la zona y ante este hecho los países de alrededor como Líbano, Egipto, Palestina e incluso la propia Siria podrían sentirse amenazados si el país judío refuerza su poder. Trump, además del apoyo militar a Israel, pretende colaborar con el país judío en el campo del poder nuclear.

7.- Bienestar en EEUU

Muy probablemente habrá colectivos en EEUU que se sientan perjudicados con las políticas de Trump. Algunos de estos colectivos serían: feministas, latinos, anticapitalistas, periodistas, ecologistas… Trump ha prometido acabar con el derecho al aborto de las mujeres las cuales podrían ser penadas. Aunque la mayor pena se la llevarían los médicos que practicasen el aborto.

El candidato republicano también ha mostrado en campaña un mal trato hacia los periodistas, a los cuales ha hecho excesivos controles, e, incluso, su equipo ha censurado algunas opiniones periodísticas sobre su figura. Pretende tener manejar la prensa a sus pies.Trump parece repeler a los latinos, en especial a los mexicanos. Últimamente ha avivado hacia estas poblaciones algunas llamas apagadas, y podría desatarse una ola de racismo importante en EEUU, si la población siguiera dejándose llevar por la demagogia del republicano.

El estadounidense pretende “erradicar el comunismo” en EEUU, como si de los años cincuenta y de la caza de brujas ya vivida en el país norteamericano se tratase. Trump recela del discurso de Sanders (similar a un socialdemócrata europeo), y ha hecho varios comentarios bastante duros sobre las movilizaciones de grupos anticapitaslistas contra Trump en Nueva York.

Los ecologistas, a los que desprecia, sería otro grupo de presión ignorado por Trump. El candidato republicano también ha hecho comentarios mofantes sobre el ecologismo, y es un rotundo negacionista del cambio climático, de hecho, tiene proyectos que afectaría gravemente a la ecología del país.

Además de todo eso, Trump podría chocar con colectivos a los que pretendería imponer su imagen, ya que considera estar por encima de éstos. Algunos de éstos colectivos que podrían pagar el excesivo ego de Trump, serían la justicia, los profesores, empresarios, banqueros e incluso algunos altos mandos del ejército.

Acerca de Daniel Calderon Aguado

es estudiante de Derecho y de Ciencias Políticas (UCM)

Compruebe también

Yo acuso

Entiéndame bien el amable lector. No pretendo emular al gran escritor Emile Zola en su …