Inicio / Crítica de Libros / El populismo y la guerra cultural europea: el conflicto de valores entre Hungría y la UE

El populismo y la guerra cultural europea: el conflicto de valores entre Hungría y la UE

, Profesor de Sociología de la Universidad de Kent (Inglaterra), y autor del ensayo Populism and the European Culture Wars: The Conflict of Values between Hungary and the EU. Routledge, 2017.

En los últimos años, la preocupación por el avance del populismo se ha convertido en un rasgo distintivo del discurso político y mediático de . En el viejo continente ese alarmismo culpabiliza principalmente a los euroescépticos, cuya oposición a la federalización y ciertas políticas ideológicas de la es presentada como un delito cultural. Las antiguas afirmaciones antidemocráticas sobre la credulidad, la ignorancia y la irracionalidad de las masas reaparecen en la condena pública de los ciudadanos que se atreven a desafiar el consenso político-tecnocrático y votan de manera incorrecta.

El inesperado triunfo del Brexit, la victoria de Donald Trump en EE.UU. o el reciente éxito de VOX en Andalucía, han sido interpretados como signos de un nuevo populismo que pretende arrasar todo el mundo occidental. En el lenguaje político contemporáneo, el término “populismo” se usa casi siempre de manera despectiva, a menudo asociándolo implícitamente con nociones de racismo y xenofobia. Desde luego, el populismo también se ha presentado con consignas izquierdistas, como es el caso de Podemos en España (al menos a nivel retórico), o el Movimiento de las Cinco Estrellas en Italia. A pesar del intento mediático de etiquetar como populistas a movimientos tan heteróclitos, esas fuerzas políticas tienen muy poco en común, aparte de sus críticas hacia la gobernanza tecnocrática que ha dominado la vida política de muchos países europeos durante las últimas décadas.

En su nuevo libro, “El populismo y las guerras culturales europeas: El conflicto de valores entre y la UE” (Populism and the European Culture Wars: The Conflict of Values between Hungary and the EU), Frank Furedi (Ferenc Füredi) -profesor emérito de Sociología de la Universidad de Kent (Inglaterra), y autor de varios libros sobre temas tan diversos como la cultura intelectual, la educación o la política del miedo-, explica que la hostilidad de las élites hacia el populismo revela una tensión entre las opiniones y creencias que el establishment político y cultural considera aceptables y los valores tradicionales que guían la vida cotidiana de la gran mayoría de las personas.

Tras un largo proceso de agotamiento político, las cuestiones ideológicas y los principios políticos han sido dejados de lado por una clase política de tecnócratas, que valora más la experiencia burocrática y los procesos institucionales que la visión política. El libro sostiene que el estallido actual de la histeria antipopulista es un síntoma de la pérdida de fe en la democracia liberal y en la capacidad de los ciudadanos para tomar decisiones responsables. Durante años, asevera Furedi, los autodenominados expertos han ridiculizado las costumbres y tradiciones de la gente común. En consecuencia, muchas personas se sienten desorientadas y al mismo tiempo heridas por semejante actitud condescendiente, que cuestiona su capacidad de llevar sus propios asuntos. No es de extrañar que muchos de esos ciudadanos, abandonados y humillados por los representantes de los partidos políticos tradicionales, busquen y encuentren un nuevo hogar político en los movimientos que prometen tomar en serio sus problemas y preocupaciones.

Furedi afirma que los líderes de la UE están avergonzados de la historia de Europa, y consideran que todo lo que sucedió antes del final de la Segunda Guerra Mundial es anticuado y peligroso. Irónicamente, en su afán de olvidarse de las antiguallas del pasado, los eurócratas también rechazan los valores fundamentales del Renacimiento y la Ilustración. El profesor sostiene que su ateísmo no es óbice para apreciar las contribuciones del cristianismo a la civilización occidental, en claro contraste con los miembros de la élite europea que se sienten avergonzados por la herencia cultural y las tradiciones milenarias del continente. Para los proponentes de un Estado europeo federal, el populismo, que aprecia el arraigo y el sentido común, es como una peste moralmente mortal. En este desdén hacia los ciudadanos de Europa, se refleja una actitud política elitista que considera la democracia como un mero instrumento técnico sin valores inherentes.

A través del ejemplo de su Hungría natal, el profesor Furedi demuestra que hay un choque de valores fundamentales que ha causado una aguda polarización político-cultural. En este sentido, los conflictos culturales actuales se asemejan a las guerras religiosas que tuvieron lugar después de la Reforma. Aunque el libro está enfocado en Hungría, el autor opina que lo observado con respecto al país centroeuropeo puede arrojar luz sobre las características sociales subyacentes que van configurando el conflicto de valores en toda la Unión Europea. Según el sociólogo húngaro-británico, las cuestiones de la soberanía nacional y el papel de las tradiciones culturales son los principales propulsores de las guerras culturales que se están librando en nuestro continente.

La Hungría presentada en los medios de comunicación occidentales guarda poca relación con el lugar real que Furedi conoce y entiende a la perfección. El sociólogo admite sin ambages que Viktor Orbán y sus políticas pueden y deben ser criticados por varias razones, sin embargo, en su opinión, los problemas de Hungría no son tan diferentes de los que enfrentan la mayoría de las sociedades europeas. Por lo tanto, Furedi denuncia el doble rasero de la UE frente a Hungría y otros países de Europa Central.

Es posible que el conflicto cultural y político entre la Unión Europea y Hungría les parezca a muchos lectores españoles un tema lejano y de poca relevancia. Sin embargo, las preguntas que surgen de esa liza, y a las que Frank Furedi busca respuestas en su libro, afectarán directamente a todos los países de Occidente. Algunas de esas cuestiones fundamentales relacionadas con la identidad cultural, soberanía nacional y democracia representativa incluso pueden determinar el resultado de las próximas elecciones generales y, a largo plazo, el futuro de la nación española.

(Furedi, Frank: Populism and the European Culture Wars: The Conflict of Values between Hungary and the EU. Routledge, 2017.)

M


Acerca de Miklós Cseszneky

Miklós Cseszneky, conde de Milvány y Csesznek, es consultor, docente, coach y terapeuta. Estudió Derecho, Relaciones Internacionales, Comercio Internacional, Administración de Empresas Internacionales, Profesorado (Geografía, Historia, Filosofía, Español e Inglés), Psicología, Terapia Matrimonial y Familiar, Coaching, Sofrología y Acupuntura Adictológica en diferentes universidades y escuelas de negocios de Hungría, Argentina, México, España, Francia, Estados Unidos e Inglaterra. Ha sido corresponsal de guerra, director de campañas electorales y asesor en asuntos exteriores del Foro Democrático Húngaro. Es miembro del Consejo Científico Internacional de la revista La Razón Histórica. Colabora con varios medios de comunicación a nivel internacional.

Compruebe también

El separatismo catalán y su idea de diálogo (I)

Los separatistas catalanes reclaman el diálogo como única vía para la solución del conflicto que …